Un extintor es un aparato que está conformado por una sustancia extintora, que se puede proyectar a un fuego con ayuda de la presión interna. El extintor es la primera opción para combatir un incendio, por ello, debemos conocer a detalle todo su funcionamiento.

Tipos de extintores y fuegos

Extintor de agua

Son extintores ideales para fuegos de tipo A, en zonas donde no hay electricidad. Este modelo no sirve para fuegos de combustibles líquidos como gasolina o aceite.

Extintor de agua pulverizada

El extintor de agua pulverizada es ideal para fuegos tipo A y B. Sin embargo, debes tener cuidado de no usarlos si hay presencia de electricidad, ya que solo se provocará más problemas o electrocución.

Extintor de espuma

Este tipo de extintor es ideal para fuegos de tipo A y B, solo debes tener cuidado de no usarlo cerca de zonas con instalaciones eléctricas.

Extintor de polvo

Es el modelo más común y utilizado en cualquier tipo de espacio o incendio, ya que se puede usar en fuegos tipo A, B y C. Con este modelo se puede emplear cerca de áreas eléctricas sin riesgo de electrocución. Además, es perfecto para casas, oficinas o edificio en general.

Extintor de dióxido de carbono (CO2)

El dióxido de carbono al ser un gas no reacciona químicamente con otras sustancias, por ello,  es perfecto para apagar una gran cantidad de tipos de fuego, como los tipos A, B y C. Además, no conduce electricidad, por lo tanto, es muy seguro.